Eco-sostenible
cero impacto de Huella de Carbono

Selbi se sostiene sobre una máxima: ser una empresa ante todo responsable. Por eso nos hemos propuesto algo más que acabar con nuestra Huella de Carbono, tenemos un objetivo claro: alcanzar el Cero CO2 en el planeta.

Impacto positivo
en el medio ambiente

Desde su fabricación hasta su descomposición total un par de zapatillas genera 15 kg de CO2 que van a parar directamente a la atmósfera, más concretamente a ese huequito culpable del más que obvio cambio climático. Por esta razón en Selbi nos hemos comprometido a ayudar a reducir 100 kg de CO2 por cada par de zapatillas que vendemos: 15 kg son destinados íntegramente a compensar la vida del producto, mientras que los 85 kg restantes ayudarán a frenar el impacto de otras actividades relacionadas con nuestro negocio y la vida de nuestros clientes: transporte, electricidad, etc.

Porque nuestra firme intención no es solo compensar, sino también frenar y ayudar a acabar con la Huella de Carbono en el planeta. ¿Cómo lo haremos? Para alcanzar nuestro objetivo hemos comprometido nuestra marca de forma que destinaremos, por cada par vendido, el dinero suficiente a proyectos en países subdesarrollados como Perú, Brasil o zonas de África. Para que sea más claro: donaremos tanto como sea necesario para cubrir los gastos que le suponen a cada uno de estos proyectos reducir esos 100 kg de CO2.

¿Por qué en paises Subdesarrollados? Muy sencillo, porque en esas zonas del mundo no tienen los medios suficientes para combatir por sí mismos la Huella de Carbono, mientras que países como España, aunque no lo cumplen, sí disponen de la economía y los medios para llevarlo a cabo como Estado capaz y desarrollado. Y es que nuestro compromiso no es ni con Europa, ni con Sudamérica ni con África, nuestro compromiso es con el mundo. Porque en Selbi queremos luchar y que luchéis con nosotros para lograr un planeta libre, limpio y cuidado.

Todos debemos ir engrosando ese pequeño ejército, ¡que el día de mañana se considerará heroico!, mucho más que los que lucharon con las armas en la mano: el ejército de los que un buen día dijeron que había que hacer algo para proteger a una Madre que no se queja, que nos ha dado todo lo que tenemos, ¡y a la que estamos matando!

— Félix Rodríguez de la Fuente